En Puerto Rico el café sabe a familia


Por: Carlos I. Ayala

La historia del café en Puerto Rico en realidad comenzó en Francia. Los primeros cafetos llegaron al Caribe en 1718 gracias a Monsieur Gabriel de Clieux, un oficial naval francés que tomó dos arbolitos del Jardín de Plantas de París y los llevó a Martinica y Guadalupe. De ahí, el café viajó de isla en isla hasta llegar a Puerto Rico.

Esta y otras anécdotas reunieron a nuestros partners boricuas a principio de año. Junto con una taza de café de grano entero Starbucks® Single-Origin Puerto Rico (¡que está de regreso!), conversaron acerca de lo que significa la tradición del café en sus vidas.

El café en Puerto Rico ha evolucionado notablemente desde que florecieron los primeros cafetos en el pueblo montañoso de Coamo, tres siglos atrás. Desde entonces, se supo que Puerto Rico era un paraíso para el cultivo de café, lo que hizo que rápidamente otros pueblos montañosos también lo sembraran. Así floreció la pujante industria que hoy conocemos.

El café es ahora un símbolo de la cultura puertorriqueña. Hoy es imposible imaginar un día en la isla sin una taza de café con aroma a siglos de tradiciones. 

Los partners reunidos virtualmente para celebrar el conversatorio contaron toda clase de experiencias, desde los desafíos del paso de los huracanes Irma y María hasta las formas únicas en las que sus familias disfrutan de una buena taza de café. Con sus palabras, cada uno revivió momentos de gran cariño y compañía junto a sus seres amados: el verdadero espíritu del café de Puerto Rico.

Historias de café que unen

“Siempre que iba de vacaciones a la casa de mi madrina en Cabo Rojo tomaba café con mi primo. Recuerdo que triturábamos galletas de soda dentro de la taza de café”, contó Denisse Barreto, gerente de distrito del área metropolitana de San Juan, quien lleva catorce años trabajando para Starbucks Puerto Rico. “Para mí, el café tiene sabor a vacaciones”. 

Para Roberto de Jesús, el café sigue siendo un hermoso recuerdo de sus abuelos: “Yo crecí en Nueva York, pero cada que visitaba a mis abuelos en la casa en Aguadilla, pasaba la temporada entera tomando café con ellos. Acompañaba el café comiendo pan con queso de papa”. A lo largo de trece años trabajando para la marca y desde hace tiempo como gerente de compras del Centro de Apoyo de Starbucks Puerto Rico, Jesús ha vivido toda clase de experiencias emocionantes, como ver la llegada de dos millones de semillas de la variedad Marsellesa en 2017.

La tradición para Rosanna Birriel, gerente de la tienda Starbucks en Los Colobos, también tiene un aire de familia: “Heredé el amor por el café de mi padre”.

“Cuando pienso en café, pienso en el animado ajetreo que había en casa”, comentó Aylín Torres, gerente de la tienda Starbucks de Río Hondo. “Toda la familia se reunía en torno al momento en que se preparaba café.  Nos sentábamos todos juntos en la cocina a ver cómo se colaba ese café y aprovechábamos para ponernos al día”, señala Aylín. Para ella, el café es sinónimo de las personas especiales en su vida. 

“¿Negro o con leche?”, dijo Ángel Pérez, partner de Plaza Sultana. “En mi casa no se pregunta si quieres o no café, solo si va a ser negro o con leche”. No es de extrañarse, pues Ángel lleva el café en la sangre al ser parte una familia de caficultores del municipio de Maricao: “Café significa hogar”.

Las tradiciones de café en Puerto Rico

La tradición del café en Puerto Rico ha evolucionado y seguirá transformándose. En el pasado, las familias se sentaban juntas a la mesa para tomar una taza de café platicando hasta que la tarde desaparecía.

En años recientes, el acelerado movimiento de la vida diaria y los compromisos divididos entre el trabajo, la escuela y otras actividades han hecho menos común que las familias puedan disfrutar juntas de esa taza de café por las tardes. Esto, sin mencionar que el año pasado trajo sus propias reglas…

Sin embargo, todos los partners de Starbucks Puerto Rico concuerdan en una cosa: ver a sus clientes llegar diariamente a sus tiendas a compartir ese café único y preparado al gusto de cada uno de ellos les hace recordar sus propias tradiciones heredadas en sus familias. 

“Esto es lo que nos hace buscar el lado emocional con nuestros clientes”, indica Katherine Ruiz, supervisora de la tienda del Caribe Hilton.  “Por eso Starbucks es nuestra segunda casa. Somos todos una familia; una comunidad”, confirma Rosanna.

Starbucks® Single-Origin Puerto Rico representa esto y mucho más, mientras la historia del café en la isla sigue llenándose de nuevas conexiones, anécdotas y recuerdos.

Conoce más sobre otros cafés Starbucks de la región viajando desde México hasta Colombia.


thumbnail for El camino de Starbucks para obtener lácteos sostenibles

El camino de Starbucks para obtener lácteos sostenibles