Starbucks y Fundación Alsea A.C. unen fuerzas para brindar mejores oportunidades a niñas, niños y jóvenes


Por Starbucks México / Historias Starbucks

Hay pocas cosas más significativas que tender una mano amiga a quienes atraviesan los desafíos más arduos. En muchas ocasiones, en el camino de ayudar a los demás creamos nuevas comunidades y forjamos lazos profundos. Esta es la lección que nos enseñan Alejandra, Bertrand y Geraldine.

Un mundo de ayuda

“Lo que más disfruto es ver a los niños trabajar en equipo y aprender sobre la solidaridad, el consumo responsable y la importancia del ahorro”, señala Alejandra, facilitadora de Educación para Compartir. “Queremos verlos convertirse en agentes de cambio, y es de lo más gratificante saber que les compartimos conocimiento de vida que los prepara para resolver retos del día a día”.

Alejandra García, facilitadora de Educación para Compartir, con un grupo de niñas y niños a quienes les enseña herramientas de educación financiera.

“Es deber de cada uno de nosotros brindarles a los más jóvenes las herramientas y conocimientos para que puedan brincar barreras y lograr sus sueños”, agrega.

Construir vías de apoyo para las generaciones y grupos más vulnerables requiere de esfuerzos conjuntos. Para eso, Starbucks y Alsea, a través de Fundación Alsea A.C., este año invertirán más de 7 millones de pesos (MXN) para impulsar el cambio a través del programa INTEGRA.

INTEGRA inició en 2014 en México, extendiendo su alcance poco a poco en diferentes países donde Alsea opera la marca Starbucks. Desde entonces, ha beneficiado a más de 30 organizaciones y ha impactado positivamente a alrededor de 15 mil personas.

Además de apoyar a Educación para Compartir, INTEGRA contribuye a otras 17 organizaciones para fortalecer la educación de más de 4,600 millones de niñas, niños y jóvenes en México, Colombia, Argentina, Chile y hasta del otro lado del Atlántico, en España.

Tocar vidas, cambiar rumbos

La Fundación Mitz es otra de las organizaciones que recibirán apoyo por parte de INTEGRA. Enfocada al empoderamiento de mujeres en situación de desventaja social, esta fundación promueve el desarrollo de capacidades para el empleo y el autoempleo.

Por su parte, la Fundación John Langdon Down también se beneficiará de este programa para impulsar su labor como líder a nivel mundial en brindar atención educativa, médica y psicológica a niñas, niños, adolescentes y adultos con síndrome de Down y sus familias.  

Geraldine Reyes disfruta mucho de las clases de canto y pintura en la Fundación John Langdon Down.

“Me gusta ver los cuadros y pintar, me divierto mucho estando con mis compañeros. Pinto la naturaleza, me gustan las flores, pero mi pintura favorita es la catrina porque me recuerda a las personas que ya no están”, cuenta, con una sonrisa en el rostro, Geraldine Reyes, quien asiste a los programas educativos de la Fundación John Langdon Down.

Del otro lado del mundo, la fundación Pinardi es otra de las organizaciones apoyadas. A través de procesos educativos integrales, la capacitación e inserción socio laboral y la sensibilización ante las nuevas situaciones de vulnerabilidad social, Pinardi trabaja para igualar en oportunidades a algunas de las comunidades con mayores necesidades en España.

Bertrand Kang es originario de Camerún. Gracias a Pinardi pudo enfrentar las barreras de empleabilidad en España.

“Tenía un nivel de español muy bajo, no podía comunicarme y mucho menos encontrar trabajo. Gracias a Pinardi-Nicoli he logrado mejorar mi español y he adquirido herramientas para trabajar en la hotelería”, nos cuenta Bertrand Kang, quien migró de Camerún a España en 2018.

Alejandra, Bertrand y Geraldine han formado una familia con sus respectivas organizaciones. Bertrand y Geraldine comenzaron como beneficiarios y hoy son agentes de cambio que buscan amplificar la ayuda que brindan a fundaciones que trabajan incansablemente por hacer una diferencia. Los tres han sido testigos del poder que tiene el trabajo colaborativo y el empoderamiento para reducir brechas y cambiar vidas.

A través de este esfuerzo en alianza con Alsea y Fundación Alsea A. C., Starbucks continúa trabajando constantemente para fortalecer a sus comunidades escuchando, invirtiendo de manera significativa e impactando positivamente a las personas que viven en los lugares donde operan.